Accidente en la Torca del Hoyón de los Caballos - Red de la Cueva del Valle. Rasines (Cantabria). 29 de Abril - 1 de Mayo del 2001

D. Dulanto Zabala*, G. Aranzabal Gaztelu**
* Sociedad Española de Medicina y Auxilio en Cavidades (SEMAC)
** Espeleosocorro Vasco

Fecha: 10/10/01
espeleolex@espeleoastur.as

Atrás    PDF


1. Datos Generales

Cavidad: Sistema de la Cueva del Valle. Sinónimos: Red del Río Silencio

Lugar del Accidente: Meandro de la Torca del Hoyón de los Caballos

Término municipal: Rasines (Cantabria)

Accidentado/a: MM

Edad: 23 años

Domicilio: c/ (...). Barcelona.

Grupo Espeleológico: S.I.R.E. -Unió Excursionista de Catalunya-Sants (Barcelona) c/ Jocs Florals n° 51. 08015 Barcelona

Otros datos: No federada

Grupos que participaron en el rescate: Protección Civil de Cantabria, AER (Agrupación Espeleológica Ramaliega), Bomberos de Burgos, Grupo de Rescate de Montaña de la Ertzaintza (Policía Autonómica del País Vasco), SOS Deiak (País Vasco), Espeleosocorro Vasco, SEMAC (Sociedad Española de Medicina y Auxilio en Cavidades), Espeleólogos del C.D. Katiuska (Madrid), Espeleólogos de Cantabria, GREIM de la Guardia Civil, etc.

Dirección del rescate: Martín González Hierro (AER)

2. Informe Médico

Introducción

El domingo día 29 de abril hacia las 20 horas, M, MM y su hermano A, penetran por la Torca del Hoyón de los Caballos con la intención de realizar la travesía integral del Sistema de la Cueva del Valle.

-El objetivo era realizar esta travesía, entrando por la Torca del Hoyón de los Caballos y saliendo por la Cueva del Valle. La travesía tiene un desarrollo interior de aproximadamente11 km2,3-

El descenso de la Torca del Hoyón de los Caballos, se desarrolla sin problemas. Para descender utilizan la técnica de doble cuerda,recuperando las cuerdas después de descender cada pozo. Aproximadamente a unos 400 metros de la base de los pozos de la torca, ya en el meandro, MM salta una badina con tan mala fortuna que cae mal y se lesiona el pie izquierdo. Sus compañeros la asisten en un primer momento, y le ayudan a subir a una pequeña galería seca situada justo encima del meandro.

Allí ven el alcance de la lesión. En un primer momento piensan que se trata de un esguince, pero MM no puede caminar, ni tan siquiera apoyar el pie en el suelo.

Deciden esperar hasta el día siguiente, pues tienen comida, carburo y mantas de supervivencia; en previsión que quizá venga otro grupo detrás de ellos, y este pueda avisar del accidente a los grupos de socorro.

Pasadas bastantes horas, al no aparecer nadie, sopesan la posibilidad de que uno de ellos, M o A salgan por la Torca de la Canal, situada a más de 5 km. del lugar del accidente y puedan alertar a los grupos de socorro.

El lunes 30 de abril, es A quien decide salir por la Torca de la Canal.

A las 16,30 horas, los grupos de rescate son alertados, y se activa el dispositivo de socorro.

Hacia las 18,30 horas el Dr. D.Dulanto -que se encontraba trabajando de guardia en Hospital de Basurto en Bilbao- es avisado por SOS Cantabria de la existencia de un accidente espeleológico en el Sistema de la Cueva del Valle. En un primer momento solo se trata de una prealerta, pues los espeleólogos de la AER confían en encontrar a una médico de la A.E.R. (Fátima Martín) para que asista a la accidentada.

Las primeras informaciones, son que la accidentada tiene un esguince producido durante la travesía Caballos- Valle.

A las 19,30 horas, vuelve a llamar SOS Cantabria para solicitar la presencia del Dr. Dulanto en el lugar del accidente, pues no ha sido posible contactar con la Dra. Fátima Martín.

A partir de este momento, se efectúan las diligencias oportunas: Envío de fax oficiales para autorizar el traslado del Dr. Dulanto y su equipo; llamadas a grupos de apoyo (Espeleosocorro Vasco); recogida del botiquín específico para accidentes espeleológicos, etc.

Cronología

30 de Abril (lunes)

Salimos de Bilbao hacia las 21,45 h, después de recoger el botiquín en el Hospital de Basurto y reunir a las personas que me van a acompañar en el equipo médico.

G.A.G (Espeleosocorro Vasco)

J.H (Ertzaintza)

A.O (Ertzaintza)

J.L.O (Ertzaintza)

J.L (Ertzaintza)

Hacia las 23 h llegamos al municipio Cántabro de Rasines. En donde contactamos con el jefe de Servicio de Protección Civil de Cantabria, Jose Ma Obregón Cagigas, quien nos informa de la evolución del rescate y nos presenta a Martín González Hierro, miembro de la Agrupación Espelelógica Ramaliega, que es quien se va a hacer cargo de la dirección y coordinación técnica del rescate.

La situación meteorológica ha empeorado, sigue lloviendo. Tenemos que esperar a que varios grupos que están en la Torca del Hoyón de los Caballos, reinstalen las verticales, y de esa forma la nueva instalación evite el agua; pues la instalación habitual de descenso está impracticable a causa del riachuelo que entra por la sima.

1 de Mayo (martes)

A las 4,30 horas, nos dirigimos a la Torca del Hoyón de los Caballos. No llueve, pero cae mucha agua por las verticales de la sima. Preparamos el material y descendemos llevando además del botiquín y víveres, una camilla de rescate, por si fuera necesario utilizarla para evacuar a la accidentada.

A las 8 h llegamos donde se encuentra la accidentada.

Se procede a explorar sus lesiones e instaurar el tratamiento específico.

Exploración

Dolor e impotencia funcional en el pie izquierdo.

Edema y equímosis perimaleolares.

Dolor a la palpación ya la movilización.

Impresión diagnostica

Fractura bimaleolar del pie izquierdo -confirmada después del rescate en el Hospital de Laredo tras exploración radiológica-

Tratamiento in situ

.Venoclísis con catéter G-20 en cara dorsal de la mano izquierda.

.Perfusión i. v. de 500 ml de suero Ringer Lactato@

.Inyección intravenosa

.30 mg de Ketorolaco Trometamol (DROAL@)

.2 mg de Propacetamol (PROEFFERALGAN@)

.Inmovilización del pie, con vendaje blando de (TENSOPLAST@)

Antes del comienzo de la evacuación de MM hasta la base de los pozos de la Torca del Hoyón de los Caballos, se recomienda al acompañante de la accidentada M, que vaya saliendo; pues lleva mucho tiempo en la cavidad, y además refiere estar en tratamiento con TRINISPRA y spray@, por problemas de cardiopatía isquémica.

La evacuación de la espeleóloga desde el lugar del accidente hasta la base de los pozos, se hace sin camilla* (por indicación del Dr. D.Dulanto)

* Una evacuación en camilla hubiera sido muy complicada. Afortunadamente las lesiones que presentaba la accidentada hacían factible una evacuación segura sin su utilización. Facilitando con ello, el transporte de la accidentada por el meandro hasta la base de los pozos de la Torca del Hoyón de los Caballos.

El método empleado para el traslado fue bloquear a varios socorristas en las zonas más estrechas del meandro, y ayudar a la accidentada a pasar por encima de los socorristas evitando que apoyase el pie en el suelo en todo momento.

En las zonas más anchas del meandro, la accidentada era transportada a hombros de un socorrista.

Para izar a la herida en las pequeñas verticales del meandro se instalaron contrapesos

El método empleado se demostró seguro y rápido.

Tiempo de evacuación desde el lugar del accidente hasta la base de los pozos: 2 horas.

Llegada a la base de los pozos 11,30 h

En la base de los pozos se instala un punto caliente con mantas de supervivencia, y se hidrata y alimenta convenientemente a la herida.

En este punto, tenemos que esperar más de 4 horas hasta que comience la evacuación a la superficie. -El motivo era, que muchos pozos no estaban todavía instalados-

Además, pedimos a la superficie por medio del "genéfono", que enviasen un buzo impermeable de PVC para la accidentada. Para evitar que se mojara durante el ascenso*.

Muchas de las instalaciones pasaban por puntos en los que el agua caía directamente sobre la accidentada.

Hacia las 16,30 comenzamos a subir a la accidentada hacia la superficie.

A las 22, 10 h llega a la superficie.

Desde la boca de la Torca del Hoyón de los Caballos, un equipo transporta a la accidentada en camilla hasta una ambulancia situada en las proximidades.

Posteriomente es conducida al Hospital Comarcal de Laredo (Cantabria) para valorar el alcance de sus lesiones.

El rescate finaliza cuando todos los espeleólogos abandonan la cavidad.

Consideraciones generales

.Puntos positivos

La coordinación entre las Protecciones Civiles de Cantabria y País Vasco (SOS Deiak) fue buena.

No ha habido problemas como en otras ocasiones.

Valoramos positivamente la extremada amabilidad de los miembros de Protección Civil de Cantabria. Especialmente a D. Jose Mª Obregón Cagigas, por su disposición a solucionar cualquier problema en todo momento.

.Puntos negativos

La valoración de la dirección y coordinación técnica del rescate, encomendada a Martín González Hierro (AER), es negativa,

Probablemente se deba a falta de experiencia para llevar esta tarea.

Es necesario para ulteriores actuaciones de rescate, que quien dirija las operaciones sea una persona capacitada en asumir la organización y movimiento de muchas personas. Aunque sea necesario movilizarla de otras comunidades.

No es inusual que en las operaciones de rescate de este tipo sea necesario movilizar a un gran número de personas, más de 250 en algunas ocasiones.

Este hecho, hace que la labor del coordinador del rescate sea muy compleja, y altamente especializada.

El director de operaciones fue responsable asimismo de:

.Informaciones erróneas sobre el lugar exacto del accidente.

.Infravaloración del alcance del accidente.

.Descoordinación de los grupos de rescate, No había jefes de equipo visibles.

.No existía la figura del "controller" de superficie.

.Falló el aprovisionamiento en el interior de la cavidad (comida y bebida). No ocurrió lo mismo en la superficie, puesto que esta labor estuvo encomendada a los miembros de protección Civil de Cantabria, y en todo momento estuvieron atentos a nuestras peticiones.

.Las instalaciones para el ascenso eran precarias y peligrosas (ver: Valoración técnica sobre el rescate), lo cual pone en entredicho la capacitación técnica de quienes instalaron.

.El equipo médico tuvo que asumir el traslado de la accidentada durante gran parte del rescate, cuando esta no es su misión.

.Había que haber movilizado a más operativos para el rescate. No es lógico que varias personas hayan permanecido más de 18 horas seguidas dentro de la cavidad.

El riesgo de accidente cuando los grupos no son relevados, es alto.

Conclusión

El objetivo del rescate, que no es otro que auxiliar y rescatar a personas heridas o en dificultades, se cumplió. Este hecho, no debe sin embargo hacemos olvidar que solo un análisis pormenorizado del accidente, para evaluar los errores o aciertos, es absolutamente necesario para mejorar la prestación de auxilio; y con ello aumentar la seguridad de las personas que-participan en los rescates.

La experiencia nos demuestra que los rescates espeleológicos son situaciones de alto riesgo.

4. Valoración técnica del rescate en la Torca del Hoyón de los Caballos. Sistema de la Cueva del Valle. Rasines (Cantabria)

Centro de Control

1.Es el lugar desde el cual se coordinan, distribuyen y asignan las funciones que deben realizar cada uno de los participantes en el rescate.

En este rescate se comprobó que los socorristas no sabían su lugar de actuación. Esto condujo a un fallo de coordinación entre los grupos, y como consecuencia graves fallos en el equipamiento de la cavidad.

En diversos lugares de la cavidad, el equipamiento de rescate no estaba instalado. Para solucionar esto, hubo que realizar instalaciones de fortuna, asumiendo con ello riesgos innecesarios que provocaron una demora innecesaria en la evacuación de la accidentada.

2. El centro de control indica el tiempo trabajo de cada equipo, Evitando que los equipos estén (sin causa justificada) operativos en el interior más de 12 horas seguidas.

Varios socorristas permanecieron en el interior más de 17 horas, sin posibilidad de ser relevados.

3. En el centro de control debe preocuparse de disponer, en todo momento, de un grupo de socorristas de reserva capacitados y preparados para actuar con rapidez ante cualquier circunstancia. Por ejemplo: un retraso importante no justificado, o un accidente de alguno de los socorristas.

En este rescate, no existía este grupo de reserva. Era necesario el relevo, pero el hecho que no hubiera más socorristas lo impidió.

4. En el centro de control debe haber un responsable de material. Su función es doble; por una parte ocuparse de la distribución de material a los diferentes grupos, y por otra, prever que este material exista en cantidad y calidad (material en buen estado) suficientes.

La camilla que se entregó al equipo médico, que por fortuna no tuvo que ser utilizada, solo estaba equipada con tres "maillones".

En lo referente a la camilla de rescate espeleológico. Las normas del espeleosocorro señalan, que esta debe llevar asociada de manera inseparable, entre otros elementos:

.Un "delta" o anillo de cierre de las cintas de tracción.

.Tres mosquetones de seguridad, diferenciados del resto de los que se vayan a utilizar en las maniobras de fracción,

.Un casco de protección para el herido provisto de pantalla facial resistente.

.Un traje de "holofibra" o similar, que garantice la protección térmica del accidentado.

Conclusión

La valoración del centro de control en este rescate es negativa.

La travesía "Caballos-Valle" es muy conocida por el colectivo espeleológico y las topografías existentes son fiables. Con todo este material, se podía haber elaborado un plan de trabajo mucho mejor organizado.

Si la climatología hubiera empeorado, el rescate se hubiese demorado aun más obligando a un relevo total de los socorristas.

Interior de la Cavidad

1. Los distintos grupos operativos deben estar coordinados entre sí, y cada uno de ellos dirigidos por un jefe de equipo perfectamente identificado para el resto de los espeleólogos.

En este rescate la coordinación fue prácticamente inexistente, lo cual motivó momentos de desconcierto, retrasando innecesariamente la evacuación de la accidentada.

2. Los responsables del equipamiento deben estar capacitados para solucionar todos los problemas que se presenten.

En este rescate los responsables, optaron por equipar las verticales con el método del "contrapeso".

Este método de ascenso obliga para su instalación y funcionamiento correctos, a adoptar una serie de medidas de seguridad obligatorias. Entre otras:

.La instalación del contrapeso jamás deberá coincidir con la instalación de progresión, pues si lo hace, impide el desplazamiento de otros espeleólogos y las posibilidades de prestar auxilio en caso necesario.

.El conjunto mosquetón-polea, irá siempre amarrado a una triangulación que reparta las tensiones entre los diferentes anclajes. De lo contrario, la rotura de uno de ellos podría provocar la del resto de la instalación.

.Las desviaciones necesarias, se montarán siempre sobre dos anclajes unidos por un anillo de cuerda, cuando el ángulo que forma la desviación sea inferior a 15°; y sobre una triangulación, cuando este sea superior.

.La polea del contrapeso deberá colocarse (siempre que sea posible) a una altura suficiente sobre la cabecera del pozo. Con ello evitaremos que la víctima quede por debajo en el momento de la extracción-

.La instalación de tracción deberá (siempre que sea posible) evitar pasar por caídas de agua. Hay que señalar que no es suficiente evacuar a un herido, hay que evitar lesionarlo durante el transporte.

En los contrapesos equipados para la evacuación de la accidentada:

.Los contrapesos se equiparon sobre los anclajes de la cuerda de progresión, insuficientemente asegurados para una operación de este tipo.

.La polea se montó sobre un anillo de cuerda que unía dos anclajes.

.Los desviadores se colocaron aprovechando anclajes de fraccionamiento de la cuerda de progresión, y ninguno sobre triangulaciones.

.En la mayoría de los casos, la polea se encontraba a la altura del suelo de la cabecera del pozo, e incluso en ocasiones por debajo de esta.

.En varios pozos, la víctima fue ascendida por debajo del agua.

Conclusión

Probablemente, la infravaloración del accidente por parte del coordinador del rescate, Martín González Hierro, motivó la precaria instalación de ascenso. Más propia para auxiliar a un espeleólogo que se desplaza por sí mismo, que la del caso que nos ocupa.

Esta posible consideración de "rescate menor"; y los precarios métodos empleados para el rescate obligaron a asumir riesgos innecesarios, tanto para los socorristas, como para la accidentada.

Durante este rescate en ningún momento hubo conexión telefónica entre el médico responsable (Dr. D. Dulanto) y el coordinador del rescate (M. González Hierro).

Datos de prensa

.Alerta. Una espeleóloga lesionada queda atrapada en una cueva de Rasines. Martes 1 de mayo de 2001.

.El Correo. Intentan rescatar a dos espeleólogos atrapados en una cueva cántabra. Martes 1 de mayo de 2001.

.El Diario Montañés. Cantabria. Rescatada la espeleóloga catalana atrapada en una cueva de Rasines durante dos días. Miércoles 2 de mayo de 2001.

.El Correo. Rescatan a una espeleóloga catalana que pasó dos días herida a 200 metros de profundidad en una cueva cántabra. Miércoles 2 de mayo de 2001.

.El Mundo. Efectivos de la Ertzaintza participan en el rescate de una espeleóloga catalana. Miércoles 2 de mayo de 2001.

.El Correo. Cantabria. Reclaman los gastos de un rescate. Jueves 3 de mayo de 2001.

.Bibliografía

I Ortíz Revuelta I. Red del Río Silencio. En: Grandes Travesías. 40 Integrales Españolas. Madrid 1995; 89-98.

2 León García J. Cueva del Valle. En: Cantabria Subterránea. Catálogo de Grandes Cavidades. Tomo I. Santander 1997; 356-362.

3 Puch C. Red de la Cueva del Valle. En: Grandes Cuevas y Simas de España. Espeleo-Club de Gracia. Ed. Barcelona 1998; 274-278.


Arriba     Atrás    PDF