CARTA AL PRESIDENTE DE LA FEE

Jesús Fernando Manteca
Grupu d’Espeleoloxía Gorfolí – Ensame Aguarón (Asturies)

Fecha: 01/09/00
espeleolex@espeleoastur.as

Atrás    PDF


Alfonso Antxia era un explorador. Hacia poco tiempo que estaba en la espeleología y sus métodos quizá no eran los más ortodoxos para trabajar en equipo, pero a pesar de su manera de hacer las cosas creo que tenia también como nosotros el veneno de la exploración corriendo por sus venas.

Siempre decimos que el mayor porcentaje de la actividad espeleologica debe ser la exploración. Sin ella, que es la que abre las nuevas rutas y caminos, no puede haber trabajos cientificos posteriores. Y no hay exploración sin exploradores, asi que podemos pensar de un colectivo donde deberian primar estas ideas que abandona a un explorador.

Esto es mucho más que retener permisos de exploración en el Parque Nacional. Esto es claramente el resultado de la globalización. Creo que tenemos unos directivos iguales a los de la Federacion de Fútbol, que hace mucho tiempo ya olvidaron que hay que correr por el campo para meter gol y que los goles no se meten desde las mesas de los despachos, bien sean en Madrid o en Oviedo. Ya estamos "globalizados", ya somos igual que las grandes federaciones deportivas.

Desde el último rescate al que asistí como miembro del Grupo de Espeleosocorro de la FASE ya pasaron cinco años y seguimos sin cobrar ni tan siquiera el gas-oil gastado en el desplazamiento. El convenio está roto y no se ven muchas ganas de firmar otro. Claro, los señores de los despachos no corren ningún riesgo, y bueno, un tobillo roto en Cayuela se soluciona rápidamente.

¿Acaso no han tenido tiempo porque han estado muy ocupados en sus discusiones científicas con otros científicos de despachos iguales a los suyos? ¿O es cierto que rezan todos los dias para que ocurra un gran accidente en Picos d’Europa o Pirineos y Protección Civil venga corriendo a pedirles ayuda?. En ese caso, tendrían la sartén por el mango porque dispondrian de un rehén para entablar negociaciones poniendo por el medio la vida de ese rehén. Quizá por eso abandonaron a Alfonso. Porque les falló. Con un rehén muerto sobre la mesa ya no se pueden poner condiciones. ¿Que hubiera pasado si fuera uno de nosotros tras el cuarto sifón de la Cueva l'Oyu la Madre o a mas de 1000 mts de profundidad en los Picos d'Europa o Pirineos?. A esto debe responder inmediatamente el presidente de la FEE.


Arriba     Atrás    PDF