CARTA AL PRESIDENTE DE LA FEE

Jesús Fernando Manteca
Grupu d’Espeleoloxía Gorfolí – Ensame Aguarón (Asturies)

Fecha: 04/10/00
espeleolex@espeleoastur.as

Atrás    PDF


A la atención del Sr. Presidente de la F.E.E. Estimado Sr.:

Soy lo que algunas personas consideran un espeleologo activo, con aproximadamente más de 150 dias de actividad espeleológica al año, la mayor parte en exploración. Tengo licencia federativa desde 1980 y todos estos años practicando esta actividad me han dado una gran cantidad de satisfacciones, aunque, lamentablemente, también me ha tocado momentos muy duros tanto en exploraciones como en rescates. Cuando sonaba el teléfono, a cualquier hora del dia o de la noche (la mayor parte de las veces) y saltaba la alarma de rescate no preguntaba, tonto de mí, si el que me llamaba era el director de Protección Civil, sino cual era el estado del herido y los problemas que podía dar la cavidad para extraerlo. Sigo haciéndolo así, a pesar de saber que Protección Civil nos dejará literalmente abandonados una vez más a causa de una ley que solo hace actuar a Protección Civil en caso de catástrofe y no en rescates de personas que practican deportes de riesgo.

Cuando el accidentado es un conocido es inevitable involucrarse más si cabe en el rescate. Compartí algunas exploraciones y algunas copas de patxarán con Alfonso Antxia, tanto en Asturies como en Soria y por eso fue como un mazazo recibir la noticia de su desaparición en Fuente Azul en la noche del 19 de agosto. A pesar de encontrarme en uno de los lugares más recónditos de los Picos d'Europa la noticia llegó. A partir de ese instante y durante los dias que duró el rescate seguí con mucha atención el desarrollo de los trabajos, tanto por ser Alfonso quien estaba allí atrapado como por los problemas técnicos que se presentaban y en ningún momento se confirmó la presencia de ningún representante de la F.E.E. ni de la Delegación Vasca. Alfonso Antxia era un espeleólogo, un explorador subterraneo, con licencia de la F.E.E., y como usted ha escrito en la revista Subterránea, la licencia federativa es algo más que un cartón.

Entiendo que la Federación debe amparar a sus miembros y que esta Federación es el resultado, como usted escribe, de la solidaridad. Me pregunto dónde estaba esa solidaridad federativa entre los dias 19 y 29 de agosto, cuando un espeleólogo federado había desaparecido en una cavidad del Estado Español. ¿Dónde estaba esa imagen de colectivo unido con organización propia?. Yo no lo sé, por eso me gustaría que saber qué va a pasar cuando ocurra otro accidente y sea un herido de gravedad en vez de un fallecido. ¿Tendremos que confiar solo en la humanidad de los espeleólogos compañeros del herido?. ¿Será este el momento que los directivos del F.E.E. escogerán para enterarse que tienen a un federado herido en una cueva y así, con un rehén sobre la mesa, exigir una solución a Protección Civil?.

Alfonso estaba muerto y con un rehén muerto ya no se negocia, asi que mejor no darse por enterados. Protección Civil no avisó oficialmente a la F.E.E., pero creo que deberian haber estado ahi porque Alfonso Antxia era uno de los nuestros, de los federados, y no haber acudido a Fuente Azul da, cuanto menos, una extraña imagen de nuestro colectivo y de la Junta Directiva de la F.E.E.


Arriba     Atrás    PDF