Las Federaciones Deportivas Estatales

Principal ] Arriba ] Los Deportistas ] Los Clubes Deportivos ] Las Federaciones Deportivas Autonómicas ] [ Las Federaciones Deportivas Estatales ] La organización de la actividad espeleológica en Europa ] La organización de la actividad espeleológica en el ámbito internacional ] Historia de la organización deportiva espeleológica en España ] Instituciones, Sociedades de Estudios y Asociaciones Culturales ] Las redes en el ámbito espeleológico ]


Federación Española de Espeleología (FEE)

José Luis del Río
Abogado
Grupu d’Espeleoloxía Gorfolí – Asturies

Fecha: 13/09/01
espeleolex@espeleoastur.as

Atrás


LAS FEDERACIONES DEPORTIVAS ESPAÑOLAS

Según Cazorla Prieto, las Federaciones Deportivas surgen como consecuencia del desarrollo de cada una de las modalidades deportivas existentes, que se desarrolla en función de circunstancias diversas. Y estas circunstancias originan la necesidad de una organización y estructura asentada en el ámbito territorial donde se practique la modalidad deportiva en cuestión.

Es en la época que va desde finales del siglo XIX hasta la Guerra Civil (1936) cuando se constituyen las Federaciones Deportivas españolas de la mayoría de las modalidades deportivas.

La entrada en vigor de la Ley del Deporte de 1990 ha inaqugurado una nueva etapa deportiva en España, que se consolida con la normativa dictada en desarrollo de la citada Ley. Su artículo 30 establece que: «Las Federaciones deportivas españolas son entidades privadas, con personalidad jurídica propia, cuyo ámbito de actuación se extiende al conjunto del territorio del Estado, en el desarrollo de las competencias que le son propias, integradas por Federaciones deportivas de ámbito autonómico, clubes deportivos, deportistas, técnicos, jueces y árbitros, Ligas profesionales, si las hubiese, y otros colectivos interesados que promueven, practican o contribuyen al desarrollo del deporte».

Las Federaciones Deportivas españolas –dice Cazorla Prieto- son asociaciones de segundo grado (asociaciones de asociaciones) por reunir, entre otros, a Federaciones Deportivas de ámbito autonómico, clubes deportivos y Ligas Profesionales, que también son asociaciones. Pero junto a estas asociaciones –personas jurídicas- también engloban a personas físicas: deportistas, técnicos, jueces y árbitros.

Las Federaciones Deportivas españolas son entidades privadas de configuración legal, a las que se atribuyen funciones públicas de carácter administrativo, actuando en tal caso como agentes colaboradores de la Administración Pública (30.2 LD y STC 24/05/84).

La organización federativa del deporte en España regula, pues, la existencia de una Federación Deportiva española -de ámbito estatal-, que debe ser única por cada una de las modalidades deportivas; pero también regula la existencia de unas Federaciones Deportivas de ámbito autonómico con competencias en sus respectivas Comunidades Autónomas.

Las Federaciones Deportivas de ámbito autonómico forman parte de la Federación Deportiva española correspondiente y ostentan su representación, según lo establece el art. 32.3 LD: «las Federaciones Deportivas de ámbito autonómico integradas en las Federaciones españolas correspondientes ostentarán la representación de éstas en la respectiva Comunidad Autónoma, no pudiendo existir en ella Delegaciones territoriales de las Federaciones Deportivas españolas cuando se haya realizado la precitada integración».

Aunque la integración de las Federaciones Deportivas de ámbito autonómico en la Federación Deportiva española correspondiente es potestativa, ésta habrá de ser necesaria y obligatoria para la participación de sus miembros en actividades o competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal o internacional (art. 32.1 LD).

Cazorla Prieto señala asimismo que, para la participación en competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal será preciso estar en posesión de una licencia deportiva (art. 32.4 LD). Para expedir dicha licencia es competente la Federación Deportiva española correspondiente, según las condiciones y requisitos establecidos en las normas de desarrollo de la Ley del Deporte. Pero al mismo tiempo, el propio artículo 32.4 LD establece que las Federaciones Deportivas de ámbito autonómico se habilitarán para esa participación en competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal siempre que reúnan los siguientes requisitos:

- Que las Federaciones Deportivas de ámbito autonómico en cuestión se hallen integradas en la Federación Deportiva española correspondiente.

- Que las habilitaciones se expidan dentro de las condiciones mínimas de carácter económico que fije la Federación Deportiva española.

- Que las Federaciones Deportivas de ámbito autonómico comuniquen su expedición a la Federación Deportiva española correspondiente.

A la luz de lo establecido en la propia Ley, mucho nos tememos que el nuevo Reglamento de Expedición de la Licencia de la Federación Española de Espeleología (aprobado por la Comisión Delegada de la FEE en Madrid, el 30/09/00) atenta frontalmente contra el ordenamiento y el espíritu del propio Estado autonómico. La idea que los directivos de la FEE tienen de una especie de "Federación Nacional Descentralizada" evidencia su total y absoluto desconocimiento del actual entorno político, social y jurídico español y el grave error de concepto del que parten, lo que pervierte sus planteamientos de raíz y genera constantes, gratuitas y graves tensiones difícilmente salvables con las Federaciones Deportivas de ámbito autonómico que integran la FEE.

Entendemos que el artículo 1 del citado Reglamento de Expedición de la Licencia de la Federación Española de Espeleología establece una condición de carácter formal (de conformidad con lo establecido en el RD 1835/91 sobre Federaciones Deportivas Españolas) que resulta absurda, arbitraria y gravosa para aquellas Federaciones de ámbito autonómico que decidan habilitar sus propias licencias para la participación en competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal, al establecer que: «Las licencias expedidas por las federaciones autonómicas serán habilitadas para dicha participación siempre y cuando vayan acompañadas de la licencia de la FEE». Esto es, la FEE llega al absurdo de imponer o bien una duplicidad documental (obligando a la emisión de dos licencias), o bien su propio modelo de licencia estatal, a aquellas FFAA que pretendan "habilitar" sus propias licencias ante la Federación estatal, con los consiguientes costes económicos. Frente a esto, creemos que los citados art. 32.4 LD y RD 1835/91 resultan de una nitidez y contundencia meridianas: una licencia expedida por una Federación Deportiva de ámbito autonómico resultará habilitada para la participación en competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal de forma automática y ex lege, siempre y cuando la Federación Deportiva de ámbito autonómico en cuestión cumpla con los tres requisitos establecidos antes citados y en caso de establecerse algún tipo de condición formal (RD 1835/91), ésta no podrá ser ni absurda, ni arbitraria ni gravosa, como entendemos ocurre en el presente caso.


BIBLIOGRAFÍA:

Cazorla Prieto, Luis Mª (Dir.). Derecho del Deporte. Tecnos. Madrid, 1992.

Acuerdo del CSD de 19-04-01


Atrás