La organización de la actividad espeleológica

Principal ] Arriba ] [ La organización de la actividad espeleológica ] Documenta ] Opinión, iniciativas y propuestas ] Mapa ]


Los Deportistas
Los Clubes Deportivos
Las Federaciones Deportivas Autonómicas
Las Federaciones Deportivas Estatales
La organización de la actividad espeleológica en Europa
La organización de la actividad espeleológica en el ámbito internacional
Historia de la organización deportiva espeleológica en España
Instituciones, Sociedades de Estudios y Asociaciones Culturales
Las redes en el ámbito espeleológico

José Luis del Río
Abogado
Grupu d’Espeleoloxía Gorfolí – Asturies

Fecha: 22/06/05
espeleolex@espeleoastur.as


Etimológicamente, la espeleología es la ciencia que estudia las cavidades naturales, las cuevas. Una cavidad subterránea constituye en sí misma un ecosistema (en realidad, un conjunto de ecosistemas), caracterizado por una serie de factores que lo definen y singularizan: la ausencia de luz, temperatura prácticamente constante y el elevado grado de humedad, próxima a la saturación.

El medio subterráneo y su entorno constituye una realidad extremadamente compleja y dinámica, que abarca no sólo aspectos físico-químicos, biológicos o hidrogeológicos, si no también aspectos paleontológicos, arqueológicos, históricos o antropológicos. Esta multiplicidad de campos que confluyen en el estudio de las cavidades, implica que el medio subterráneo y su entorno natural y cultural se encuentre afectado por normativas muy diferentes, entre ellas las referidas al Patrimonio Cultural del Estado (caso de los aspectos arqueológicos, históricos o antropológicos), las referidas a la declaración de Espacios Naturales Protegidos o incluso la regulación de los recursos hídricos (aspectos biológicos o hidrogeológicos), por ejemplo.

Así pues, la espeleología es una actividad en la que suelen converger distintas disciplinas científicas. Además, la exploración pura y simple de las cavidades (la primera y más elemental aproximación a esa realidad que es el mundo subterráneo) implica el desarrollo de una actividad y de unas técnicas que tienen interés por sí mismas, incluso desde el punto de vista meramente deportivo. De ahí la característica dualidad científico-deportiva de nuestra actividad.

La espeleología es, pues, una actividad de actividades, en la que se integran tanto  la mera actividad recreativa o deportiva, como los estudios correspondientes a cualquier disciplina científica que tenga relación con el medio subterráneo y su entrono en un momento dado.

De cualquier forma (incluso desde una perspectiva exclusivamente recreativa o deportiva), entendemos que la práctica de la espeleología ha de desarrollarse atendiendo en todo momento al respeto del entorno natural y cultural del medio donde se desarrolla la actividad. Asistimos en la actualidad a fenómenos tales como la masificación y el incremento de la presión en el uso público de un entorno tan extremadamente frágil, su uso comercial, la falta de adecuadas medidas de protección, la impunidad de los atentados contra el mismo, la acumulación de residuos y contaminación, con la consiguiente alteración de sus condiciones geológicas y bioclimáticas, disminución de poblaciones de especies protegidas, alteración, saqueo o destrucción del patrimonio cultural, etc.

A pesar de contar en España con un marco legislativo lo suficientemente desarrollado como para posibilitar diferentes medidas de protección, la fragilidad del medio subterráneo y de su entorno natural y cultural, no garantiza ni mucho menos su conservación, dado el peligro real de pérdida o deterioro que supone un uso desordenado o inadecuado de estos ecosistemas. Por eso, se hace precisa la implicación activa de todos los espeleólogos en su estudio, conservación y divulgación, colaborando para ello con las Administraciones Públicas y fiscalizando aquellas actuaciones o usos que se desarrollen en el mismo, tendiendo siempre a que el uso del medio subterráneo se haga de forma sostenible y sin generar riesgos de alteraciones que supongan su menoscabo o desaparición; y todo ello, con independencia de las distintas adscripciones (administrativas, deportivas, culturales, etc.) de cada cual.

Pero no solamente se trata de la integridad del medio. También está la integridad personal de los propios espeleólogos. En caso de producirse un accidente en una cavidad, debe tenerse en cuenta que las tareas de rescate en montaña están encomendadas en España con carácter general a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en especial los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil (GREIM) o la Policía Autónoma Vasca (Ertzaina), en el País Vasco, fuerzas que gozan de la condición de autoridad; pero también comparten competencias en la materia y colaboran con esas Fuerzas de Seguridad los cuerpos de bomberos dependientes de la Comunidad Autónoma correspondiente (en Cataluña y Asturias, por ejemplo). Asimismo, ha de tenerse en cuenta la labor de los distintos grupos de voluntarios: grupos de espeleosocorristas dependientes de las Federaciones autonómicas, Cruz Roja, DYA, voluntarios de Protección Civil, etc. La colaboración entre las Fuerzas de Seguridad y demás entidades competentes en la materia y los distintos grupos de voluntarios, suele llevarse a cabo a través de la suscripción de Convenios de colaboración; y la coordinación entre todos los intervinientes en un rescate debería estar garantizada a través de la articulación de Protocolos de actuación.

Pero con independencia de lo hasta ahora apuntado, la práctica hoy en día de la espeleología puede entenderse que abarca no sólo la clásica actividad científico-deportiva ya referida, sino también aquellas otras actividades puramente recreativas, culturales, educativas (educación ambiental), turísticas (turismo activo), o afines.

Las actividades de uso público son las que giran alrededor del recreo, de la cultura o de la educación y se sirven de las condiciones singulares que ofrece el medio en donde se desarrollan, en razón de sus valores naturales, culturales o del paisaje, sin que impliquen un aprovechamiento productivo de los recursos naturales, ni una gestión directa encaminada a su conservación. Las actividades de uso público, incluso en los espacios naturales protegidos, constituyen un derecho ciudadano. La Constitución española contempla en su art. 19 el derecho a circular por el territorio nacional; el art. 43 consagra el deber de los poderes públicos de fomentar la adecuada utilización del ocio; y el art. 45 garantiza el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo; además, debe ser tenido en cuenta el derecho a la propiedad privada (art. 33), pilar fundamental de nuestro ordenamiento jurídico.

El uso público debe ser regulado por la Administración, quien habrá de garantizar que el mismo queda al alcance de cualquier ciudadano, se realiza de forma ordenada, segura, con dotaciones y servicios adecuados y de calidad, y es respetuoso para con el medio natural y cultural.

No obstante, y tradicionalmente, la práctica de la espeleología en España se ha venido encuadrando dentro del ámbito deportivo sin que, a nuestro juicio, esa regulación haya facilitado la necesaria conjugación entre los dos aspectos de la característica dualidad científico-deportiva de esta actividad.

Las Federaciones Deportivas han sido definidas como entidades privadas –si bien desde la doctrina se las ha calificado como administraciones públicas de carácter corporativo-, cuyo fin primordial es gestionar los intereses privados de los deportistas federados; pero las Federaciones ejercen por delegación funciones públicas de carácter administrativo, actuando en este caso como agentes colaboradores de la Administración Pública, según establece el artículo 30 de la Ley 10/90, del Deporte. Esta norma resulta trascendental para entender el marco en que han de encuadrarse las relaciones de una Federación Deportiva con la Administración. Y esas relaciones han de ser necesariamente unas relaciones de colaboración, la cual puede desarrollarse de dos formas: bien actuando la Federación como una entidad gestora, ejerciendo entonces por delegación funciones públicas de carácter administrativo, o bien actuando como una entidad meramente consultiva.

A pesar de la flexibilidad y la amplia gama de posibilidades de colaboración con la Administración que permite la ley a las Federaciones deportivas, en los últimos tiempos, y desde la propia Administración, se viene insistiendo cada vez de forma más agresiva en identificar deporte con competición, dejando a un lado la actividad no competitiva -incomprensiblemente identificada ahora con la recreación, en un ejercicio de necedad simplista-, haciendo primar las componentes del espectáculo (entretenimiento para terceros que no intervienen en la actividad) y de la búsqueda y justificación de una rentabilidad económica en el deporte; y ello en detrimento del fomento de aquellos aspectos más socializadores, formativos y educativos, tradicionalmente vinculados a la práctica deportiva incluso desde la más remota antigüedad.

Este nuevo entorno, ha provocado en los últimos años una profunda crisis en la regulación tradicional de nuestra  actividad en España, con graves disfunciones y enfrentamientos entre distintos colectivos y Federaciones deportivas espeleológicas. Así pues, se hace necesario encontrar nuevas fórmulas que permitan conjugar adecuadamente esa dualidad científico-deportiva en la que se desarrolla la actividad espeleológica, para que la misma no termine por degenerarse y para que la labor desinteresada de miles de espeleólogos a lo largo de casi un siglo de acumulación de conocimientos sobre el entorno natural y cultural vinculado al medio subterráneo acabe desperdiciada y en el olvido. Algunas de esas nuevas fórmulas se ensayan ya en la actualidad y pasan por incrementar el nivel de colaboración de los espeleólogos con las distintas Administraciones públicas –especialmente, con los diferentes departamentos autonómicos y municipales responsables de las políticas culturales y medioambientales-, bien a través de los propios clubes o de las Federaciones deportivas autonómicas, bien a través de asociaciones de carácter cultural que agrupan a distintas personas y entidades que de forma multidisciplinar se comprometen –cada cual desde su ámbito propio- con el estudio, divulgación y conservación de medio subterráneo y su entorno natural y cultural.

Asistimos al fin de las estructuras verticales y rígidas. La horizontalización en el sistema de relaciones sociales, a la que sin duda contribuye el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información, nos obliga a adoptar un enfoque más amplio, teniendo en cuenta las interacciones que se producen entre los distintos elementos que integran el ámbito en el que se desarrolla nuestra actividad.

La organización de la actividad espeleológica precisa articularse de forma inteligente y adaptarse a los tiempos, sin verse condicionada por las dependencias de cualquier tipo a las que figuren adscritos distintas personas, colectivos o entidades implicadas en dicha actividad: pertenencia a distintas Administraciones o Estados, Federaciones deportivas (Espeleología, Montaña, Subacuáticas...), Universidades, grupos de investigación científica, clubes deportivos, asociaciones civiles, culturales o recreativas, particulares, etc. Se hace preciso dejar de depender de viejas estructuras –mentales y administrativas-, definitivamente anquilosadas y esclerotizadas (derechos de autor entendidos a la manera tradicional, frente a la protección de la información generada para que sirva exclusivamente a fines públicos, etc.).

La regularización y optimización de las relaciones entre las distintas personas, colectivos y  entidades espeleológicas entre sí y con las Administraciones Públicas competentes, debe de articularse a través de la suscripción de distintos Convenios de colaboración, partiendo de la integración no ya sólo en las clásicas estructuras regladas (por ejemplo, la organización deportiva, la investigación universitaria, etc.) sino, cada vez más, en “redes” que permitan el intercambio de información, la articulación institucional y la implementación de proyectos comunes.

Las redes son sistemas organizacionales capaces de reunir individuos e instituciones de una forma democrática y participativa, en torno a objetivos y/o temáticas comunes. Estructuras flexibles y armónicas, las redes se establecen por relaciones horizontales, interconectadas y en dinámicas que suponen el trabajo colaborativo y participativo. Las redes se sustentan por la voluntad y la afinidad de sus integrantes, caracterizándose como un significativo recurso organizacional, tanto para las relaciones personales como para la estructuración social. En la práctica, las redes son comunidades, virtual o presencialmente constituidas. Y hacia esta nueva forma de organización reticular es a la que debemos tender los espeleólogos para mantener el necesario equilibrio entre los dos aspectos –científico y deportivo- que caracterizan nuestra actividad, a fin de continuar con el estudio, conservación y divulgación del medio subterráneo y su entorno natural y cultural, colaborando a tal fin con las Administraciones Públicas y fiscalizando aquellas actuaciones o usos que se desarrollen en el mismo, tendiendo siempre a que el uso de ese medio tan extremadamente frágil se haga de forma sostenible y sin generar riesgos de alteraciones que supongan su menoscabo o desaparición.